Querida Cris, hace poco más de un año no nos conociamos, pero quiso el destino
que un poeta con corazón de ángel nos contactara para realizar esta web, a partir
de ahí; no solo nació entre nosotros una relación laboral, sinó que con el correr
del tiempo creció una amistad, esa misma que te lleva a interpretarme y saber lo 
que quiero para mi web, no pude darte la sorpresa de publicarte por ser mi webmaster, era imposible sorprenderte, como también era imposible que no estuvieras aqui, como "madrina" de esta "hija" que tantas satisfaciones me esta dando, que alimentamos con tanto cariño y que hoy al cumplir su primer añito está a punto de ponerse los "tacos altos" porque ya hace un tiempito que aprendió a caminar.
¡GRACIAS CRIS!

                       Rosi


 

Como una pluma agitada por el viento

llegan recuerdos como pájaros
que hacen nido en los momentos
mágicos de mi niñez.
El barrio en invierno,
la casa paterna
el frío llenando  recovecos del alma.
Mi padre, sus ojos color tiempo,
mezclando en los guisos arroz con ternura
y la dulzura hecha consejos.
Presencias, dolores
que pueblan de fantamas miserables...
                                                                        mi inocencia.
Fragancias a  glicinas y flores de almendro,
tantos seres queridos que hoy están lejos.
Una golondrina en techos de chapa,
gnomos y hadas en libros de cuentos.
La escuela, las letras,
el primer encuentro
con ese amor puro de la adolescencia.
Hoy que ha pasado tanto tiempo
y llantos y risas han llenado
 el largo camino de mi vida,
 recuerdo:
alados y mágicos momentos.
Fuí feliz, bendigo mis hijos
hago las paces con el destino .
Y se agiganta tu recuerdo de hombre
te amé...no lo lamento.
 
                                


                                                (a H.C.)

En este frío silencio 
con aromas y fragancias de jazmines
acude a mi mente cual presagio,
                                                          tu recuerdo.
Lejana adolescencia
en tu terruño natal,
donde los ojos se abrieron 
a la magia del encuentro.
El río y su canto lastimero
y unos acordes de guitarra,
melodía que llega al alma misma 
                                                           de la tierra.
Olor a pan recién horneado
saliendo de tus manos generosas.
Dulce presencia compartida del pasado.
Brotes fecundos crecieron sin tu riego
hoy se alzan majestuosos
como árboles perennes
                                          de nuestra historia.
Rotos los lazos de ese amor
perdí tu rastro en el olvido
                                              y la memoria.

 

Amo el mohín que hace tu boca
cuando pronuncias mi nombre,
la dulzura de tu sonrisa ante mis enojos,
la claridad con que podés entender
mis eclipses,
mis delirios,
mis locuras.
Tus manos cuando contrariado
acaricias mis cabellos ante mi llanto.
Tus ojos porque puedo reflejarme 
y ser otra.
Más buena, mas casta
sin pasado ni pecados.
Amo la soledad cuando no estás 
y te espero.
Te amo por una infinita lista de detalles.
Te amo cuando te pienso o te extraño.
Porque coincidimos en otras vidas
sin límite, tiempo o espacio.
Fuí, soy y seré tuya.


Por todo eso...te amo.

 

Pierdo a jirones la existencia
por no correr tras los amores
que solo brindan placeres carnales.
Con cada grito de desesperanza
en cada ahogo, rezo o llanto
reseco mis labios
acrecentado el silencio que me embarga.
Si no renazco en cada amanecer
para sanar viejas heridas
ni olvido pecados
ni surjo virginal de las cenizas.
Si tu playa no suaviza mis oleajes
mi mar embravecido,
mis huracanes
o me envuelve el lago azul de tu mirada.
Si no me refugio
en el hueco tibio de tu alma
ni brotan azucenas de las manos
tejiendo sutiles ilusiones,
ni me dejo influenciar por el pasado
y no intuyo la verdad en tus palabras...

                                                                      se me va la vida.

A Alejandro mi ángel especial

Siempre seré tu cielo,
donde conjugaran tus estrellas
en busca de nuevos sueños.
Azul profundo al que recurras
cuando se instale la tristeza en tu alma.
Sol que ilumine tu sonrisa
cuando la dejes olvidada
y te sientas perdido en soledad.
Seré luna que acompañara
el rocío de tus lágrimas de madrugada.
Aunque me niegue,
recuerda que será imposible
dejar de ser tu cielo.

Aunque solo sea un recuerdo en tu vida...
                                                    siempre seré tu cielo.

 

http://rincondelpoeta.webcindario.com






Cris Carbone todos los derechos de autor reservados